Ecosistemas terrestres | WWF

Ecosistemas terrestres

Conectividad del paisaje y especies

© WWF

 

Un país de paisajes múltiples

Nuestra posición geográfica favorece la existencia de múltiples ecosistemas terrestres: matorral, bosque templado, selva seca, selva húmeda, pastizal, bosque nublado o manglares. Éstos brindan diversos servicios ambientales como: agua dulce, aire puro, comida, medicinas y espacios de recreación. 

 

 

Importancia

México es un país megadiverso, lo que significa que alberga niveles extremadamente altos de especies: 535 mamíferos, 361 especies de anfibios, 804 especies de reptiles, 1,096 especies de aves y más de 23,000 plantas vasculares, un alto porcentaje de las cuales son endémicas. Al mismo tiempo, se estima que se han extinguido 127 especies, principalmente debido a la conversión de su hábitat y las especies invasoras.

Desafío

A la fecha la herramienta más eficaz para la conservación de la biodiversidad terrestre a escala nacional es el sistema de áreas naturales protegidas. Adicionalmente, hay casos de éxito de conservación realizados por comunidades locales e indígenas. Sin embargo, dos grandes impulsores de la degradación de los hábitats en México son la ganadería y la agricultura no sustentables, tanto dentro como fuera de las áreas  protegidas. 

La expansión del sector ganadero ha generado efectos perjudiciales bien documentados en poblaciones de jaguar, mariposas monarca y aves de pastizal. La protección de estas especies implica modificar las prácticas de pastoreo y expandir la conectividad del hábitat, es decir, facilitar los movimientos de individuos entre las diferentes zonas que conforman el paisaje y asegurar el intercambio de genes y la variabilidad genética de las poblaciones de flora y fauna. Con ello se pueden mitigar los efectos negativos de la fragmentación del hábitat debidos al clima o los usos del suelo.

 

 

Nuestro trabajo

Protegemos y restauramos los ecosistemas terrestres y sus zonas de conexión para establecer corredores que permitan la conservación de la migración y la hibernación de la mariposa monarca, así como la protección del jaguar y de las aves de pastizales. 

   * Determinamos las rutas migratorias de la monarca, así como sus sitios reales y potenciales de hibernación para instaurar un monitoreo sistemático que permite la restauración, conservación y manejo de sus hábitats prioritarios en México.

   * Realizamos investigaciones sobre el estado de conservación del jaguar como base para la protección y el manejo del felino más grande de América.

   * En el Desierto Chihuahuense impulsamos acciones para conservar a las aves residentes, así como a las migratorias y a la fauna asociada de Norteamérica que migra a través de los distintos ecosistemas de esta región.

   * Promovemos la adopción de prácticas pecuarias amigables con el medioambiente para los miembros de la industria de la carne y la leche, así como con los ganaderos de todos los niveles.

 

© WWF México



Viveros comunitarios 

 

Todos nuestros proyectos contemplan la dimensión social de la conservación


Apoyamos la producción de plantas nativas para la reforestación de los bosques donde hibernan cada año millones de mariposas monarca. Esto genera más de 300 empleos y las mujeres son beneficiarias directas. 


 


 

Vamos de la mano con comunidades locales

"Cuando se corta un bosque, un bosque antiguo en particular, no sólo se remueven muchos árboles grandes y pájaros que revolotean sobre las capas de la tierra. Se está removiendo y drásticamente poniendo en peligro a un vasto conjunto de especies…. Muchas de ellas, las más pequeñas, son desconocidas para la ciencia que no ha descubierto el papel fundamental que, sin duda, desempeñan en el mantenimiento de ese ecosistema".

 

Edward O. Wilson, biólogo

 

© Gustavo Ybarra