Estas comunidades costeras encuentran un refugio natural en los manglares

Posted on
26 julio 2022
Foto: edro Alfonso López González, presidente de una cooperativa de pesca y cultivo de ostiones en Boca de Camichín, Nayarit
© Jason Houston / WWF US

“Necesitamos todo este ecosistema para proteger nuestro negocio”, comenta Pedro Alfonso López González, presidente de una cooperativa de pesca y cultivo de ostiones en Boca de Camichín, un pequeño pueblo ubicado en la costa oeste de México. Esta es una frase que se escucha con frecuencia a lo largo de la costa del país, ya que las comunidades dependen de ecosistemas saludables de bosques de mangle, los cuales ayudan a mantener una abundante vida marina así como agua dulce limpia y segura para sus ingresos y necesidades diarias.

Como parte de su rol en la cooperativa, Alfonso trabaja con los acuicultores de ostión quienes a su vez enfrentan desafíos personales, comerciales y ecológicos. Juntos, trabajan y colaboran para desarrollar modelos comerciales resilientes y luchan por un medio ambiente sano donde los manglares puedan sustentarlos a todos.

Aquí algunas de las personas comprometidas con las que WWF está trabajando o que son actores clave en la protección y restauración de los manglares en la península de Yucatán y la costa del Pacífico en Nayarit.

 
Foto: Garza, en los manglares de Boca de Camichín, Nayarit.
© Jason Houston / WWF US


Una garza vuela cerca de Boca de Camichín, un pequeño pueblo ubicado dentro de la Reserva de la Biosfera Marismas Nacionales, en la costa de Nayarit, México. Este saludable ecosistema de manglares es compatible con una gran cantidad de aves, jaguares y otros animales salvajes así como con la pesca comunitaria, el cultivo de ostiones y el ecoturismo.

 
Foto: Pedro Alfonso López González, presidente de Ostricamichín, cooperativa de pesca y cultivo de ostión
© Jason Houston / WWF US


Pedro Alfonso López González, presidente de Ostricamichín, una cooperativa de pesca y cultivo de ostión, demuestra el proceso de cultivo de ostiones en las afueras de Boca de Camichín. El grupo conformado por 176 miembros está trabajando para expandir el mercado del ostión y proteger el río bordeado de mangle donde crecen los ostiones.

 
Foto: Ostiones ahumados cosechados en Boca de Camichín, Nayarit
© Jason Houston / WWF US


Los ostiones ahumados cosechados localmente por Ostricamichín son parte del menú en un restaurante de mariscos, propiedad de ellos mismos, en Boca de Camichín. Nuevos platillos como los ostiones ahumados brindan a los acuicultores locales la oportunidad de expandir el mercado de sus productos más allá de las áreas locales donde se vende ostión fresco.

 
Foto: Víctor Vázquez Morán, encargado de la Reserva de la Biosfera Marismas Nacionales (CONANP)
© Jason Houston / WWF US


Víctor Vázquez Morán, quien dirige la Reserva de la Biosfera Marismas Nacionales, de la Comisión Nacional de Áreas Protegidas de México, se encuentra en lo alto de una torre de observación cerca del límite sureste de la reserva. La comisión trabaja para monitorear, proteger y restaurar las áreas protegidas de México, incluyendo los Marismas Nacionales. La Reserva trabaja con ejidos y las diferentes federaciones y cooperativas de la comunidad pesquera local para garantizar que la restauración de los manglares y los ecosistemas “incorpore primero las necesidades y las implicaciones para los miembros de la comunidad”.

 
Foto: Sandy Marrufo, pescadora artesanal de San Felipe, Yucatán
© Jason Houston / WWF US


A Sandy Marrufo le encanta la pesca nocturna de cangrejo araña en los manglares. Utilizados como carnada para la pesca de pulpo en el pueblo costero de San Felipe, Yucatán, estos cangrejos viven dentro de los manglares y solo salen de noche. Marrufo pesca con otros miembros de una cooperativa pesquera de mujeres que también explora oportunidades para el turismo relacionado con los manglares.

 
Foto: Jorge Herrera, experto en restauración de manglares del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional de México (CINVESTAV)
© Jason Houston / WWF US


“Todo esto es carbono”, dice el Dr. Jorge Herrera, experto en restauración de manglares del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional de México (CINVESTAV), quien trabaja con WWF, mientras extiende sus manos sobre hojas, raíces y tierra empapada dentro de un manglar saludable. Proteger y restaurar los manglares tiene mucho más que ver con los flujos de agua que con sembrar, señala. Él dedica gran parte de su trabajo a restaurar los procesos hidrológicos naturales que son la base de un ecosistema saludable.

 
Foto: Guadalupe Núñez, de Dzilam de Bravo, Yucatán
© Jason Houston / WWF US


Como parte de un proyecto más amplio que recopila información y analiza las prioridades de las comunidades locales, un miembro del equipo de WWF entrevista a Guadalupe Núñez, quien trabaja en un vivero que suministra plántulas utilizadas en proyectos de restauración y reforestación en Dzilam, una gran ciudad en la costa norte de la península de Yucatán. De su ciudad natal, Núñez comenta: “Es un lugar saludable con buen clima. Y si vives cerca de los manglares, no hace demasiado calor”.


 
Foto: Ecomata, empresa de ecoturismo familiar en Boca de Camichín, Nayarit
© Jason Houston / WWF US


El guía turístico Julio Mata (al frente) se prepara para un recorrido con tiburones ballena en la oficina de Ecomata, una iniciativa de ecoturismo familiar en Boca de Camichín, Nayarit, México. La empresa está a cargo de toda la familia: el hijo y el sobrino de Julio, Rafael y Roberto, respectivamente, trabajan para la empresa, mientras que los demás miembros de la familia también pescan, cultivan ostiones y apoyan el monitoreo de la biodiversidad en la reserva de Marismas Nacionales.

 
Foto: Mangle, en San Felipe, Yucatán
© Jason Houston / WWF US


Un solitario árbol de mangle frente a la costa de San Felipe, una ciudad turística y luminosa ubicada en la costa norte de la península de Yucatán, México. San Felipe, como gran parte de la costa de Yucatán, tiene una combinación de playas de arena, malecones de concreto fortificados contra las olas y manglares saludables.

Comprender el tipo de problemas que enfrentan las comunidades costeras es una prioridad del trabajo de WWF.