El mundo desperdicia cerca del 40% de los alimentos cultivados

Posted on
21 julio 2021


  • El informe de WWF y Tesco Enviado a la basura muestra que se pierden 1,200 millones de toneladas de alimentos en las granjas.
  • Ello contribuye con el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero.
 
CIUDAD DE MÉXICO.– Hoy, WWF y Tesco publican Enviado a la basura, un nuevo informe que cuantifica la cantidad total de alimentos perdidos en las granjas a nivel mundial, revelando que se estima que 2.500 millones de toneladas de alimentos no se consumen en todo el mundo cada año, de los cuales 1.200 millones de toneladas corresponden  a explotaciones agrícolas. Los datos indican que, de todos los alimentos cultivados, aproximadamente el 40 por ciento no se consume, lo que supera la cifra estimada anteriormente que era del 33 por ciento.

El problema es de tal magnitud que, en opinión de WWF, debe ser abordada en la pre-cumbre de sistemas alimentarios de la ONU que tendrá lugar del 26 al 28 de julio. La organización también pide que se incluya en las leyes de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario. 
 
Enviado a la basura es la primera cuantificación de las pérdidas totales de alimentos en las granjas desde el 2011. Al combinar datos actualizados sobre la pérdida en las cadenas de suministro y el desperdicio en el comercio minorista y el consumo, tenemos una imagen más clara de la escala de la pérdida y el desperdicio de alimentos desde la granja hasta la mesa, lo cual demuestra por primera vez cuán imperativo es que este hecho ya no se pase por alto en los esfuerzos por mantener el calentamiento global por debajo de 1.5 ˚C grados.

La producción de alimentos utiliza una gran cantidad de tierra, agua y energía, por lo que los alimentos desperdiciados tienen un impacto significativo en el cambio climático; estimaciones anteriores sugieren que el desperdicio de alimentos representa el 8 por ciento de los gases de efecto invernadero (GEI). Los nuevos datos de Enviado a la basura indican que las cifras son aún más sustanciales y apuntan a una contribución de aproximadamente el 10 por ciento de todas las emisiones de GEI. Esto equivale a casi el doble de las emisiones producidas por todos los automóviles conducidos en los Estados Unidos y Europa en un año.

Y, a medida que el uso de recursos agrícolas se expande en todo el mundo, se utilizan 4.4 millones de km² de tierras agrícolas y 760 km³ de agua para producir los 1.200 millones de toneladas de alimentos que se pierden antes, durante y después de la cosecha o que se desvían a otros usos, como la alimentación animal y los biocombustibles. Ello equivale a una masa de tierra más grande que el subcontinente indio y un volumen de agua equivalente a 304 millones de piscinas olímpicas, y esto ni siquiera incluye los recursos adicionales utilizados para producir alimentos, que se desperdician más adelante en la cadena de suministro.

Al explorar los factores que contribuyen a la pérdida de alimentos, Enviado a la basura anula la creencia arraigada de que la pérdida de alimentos en las granjas es un problema de las regiones menos ricas, con niveles más bajos de industrialización. El informe muestra que las pérdidas per cápita en las explotaciones agrícolas son generalmente más altas en las regiones industrializadas. A pesar de tener una mayor mecanización agrícola y solo el 37% de la población mundial, los países de ingresos altos y medianos de Europa, América del Norte y Asia industrializada contribuyen con el 58% de los desechos de las cosechas mundiales.

“Sabemos desde hace años que la pérdida y el desperdicio de alimentos es un gran problema que se puede minimizar, lo que a su vez podría reducir el impacto de los sistemas alimentarios en la naturaleza y el clima. Este informe nos muestra que es probable que el problema sea más grande de lo que pensábamos”, dijo Pete Pearson, líder de la iniciativa mundial de pérdida y desperdicio de alimentos de WWF. “Más del 50 por ciento de los alimentos que no se consumen se pierden en las granjas, pero esto no es solo un problema en las regiones en desarrollo, es un problema mundial".

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 12.3 habla de la pérdida y el desperdicio de alimentos, pero solo establece un objetivo medible de reducir a la mitad el desperdicio de alimentos (al por menor y al consumo) para 2030. Los objetivos para reducir la pérdida de alimentos se refieren únicamente a la postcosecha, pero no incluyen metas cuantificables. Aunque varios países están comenzando a desarrollar planes de acción para abordar la pérdida y el desperdicio de alimentos, a menudo se concentran en la última etapa de la cadena de suministro, en gran parte porque la escala y gravedad del problema en las granjas no se ha apreciado hasta ahora.

Enviado a la basura proporciona ahora un camino para que las partes interesadas en los sistemas alimentarios globales aborden la pérdida y el desperdicio de alimentos, particularmente en las granjas, un área que hasta la fecha se ha pasado por alto y de manera constante permanece sin medir.

Ken Murphy, director ejecutivo de Tesco, señaló: “Como industria, debemos incrementar nuestros esfuerzos para abordar el problema de la pérdida y el desperdicio de alimentos en toda la cadena de suministro. En Tesco, publicamos datos sobre el desperdicio de alimentos para cada uno de los mercados en los que operamos y hemos estado trabajando con 71 de nuestros proveedores globales más grandes para reducir el desperdicio de alimentos y ya hemos reportado una reducción de más del 40 por ciento, en comparación con nuestra línea de base de 2016/17.

“Utilizando el marco de la Ley de Medidas Objetivo, tomamos medidas de forma continua, desde la ampliación de nuestras especificaciones y la venta de verduras en nuestra gama ‘perfectamente imperfectas’, hasta la donación de excedentes de productos agrícolas a escuelas y comunidades en Kenia. Este año, varios de nuestros proveedores informarán sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos de su propia granja por primera vez, lo que nos ayudará a abordar el desperdicio al inicio de la cadena de suministro".

Hasta la fecha, solo 11 de los 192 planes climáticos nacionales (alrededor del 5 por ciento) presentados como parte del Acuerdo Climático de París mencionan la pérdida y el desperdicio de alimentos. La mayoría de estos 11 planes provienen de naciones africanas que abordan las pérdidas posteriores a la cosecha. Adoptar una visión más integral y abordar las pérdidas en todas las etapas de las granjas ayudará a mitigar el cambio climático, reducirá la presión para reducir la naturaleza y ayudará a lograr la seguridad alimentaria. Enviado a la basura descubre que los alimentos se pierden en las granjas por una variedad de razones, incluidos factores controlables y decisiones humanas.

“Este informe deja en claro que proporcionar acceso a tecnología y capacitación en las granjas no es suficiente; las decisiones que las empresas y los gobiernos toman más adelante en la cadena de suministro tienen un impacto significativo en los niveles de alimentos perdidos o desperdiciados en las granjas”, dijo Lilly Da Gama, Gerente del Programa de Pérdida y Desperdicio de Alimentos de WWF-Reino Unido, uno de los autores principales del informe. “Para lograr una reducción significativa, los gobiernos y los actores del mercado deben tomar medidas que apoyen a los agricultores de todo el mundo y comprometerse a reducir a la mitad el desperdicio de alimentos en todas las etapas de la cadena de suministro. Las políticas actuales no son lo suficientemente ambiciosas".