Pesca incidental: una amenaza de doble filo | WWF

Pesca incidental: una amenaza de doble filo

Posted on
21 mayo 2014


La pesca no selectiva e indiscriminada es una de las amenazas ambientales más preocupantes en la actualidad. Pone en peligro el equilibrio natural de nuestros océanos y por ende, su productividad. La pesca incidental acaba con la vida de especies marinas que no son el objetivo de la actividad; representa pérdidas económicas de millones de dólares anuales; y, pone en riesgo no solamente los empleos de un importante sector de la población sino también la seguridad alimenticia de más de 7.000 millones de personas, cuyo consumo de pescado representa el 16.7% del aporte total de la proteína animal.

La pesca incidental se refiere a la captura no intencionada de peces y especies marinas (especies no deseadas, sin valor económico y/o, especies protegidas), resultado de las prácticas insostenibles de pesca. Se calcula que la pesca incidental alcanza al menos las 38.5 millones de toneladas anuales (Davies et al, 2009) . Este valor representa el 40.4% del valor global de pesca, equivalente a 95.2 millones de toneladas.

Dichas cifras subestima la realidad de las especies marinas capturadas, la mortalidad de las mismas y el efecto de mortalidad colateral, en el momento en que se interrumpen las cadenas de vida en el ecosistema marino (Davies et al, 2009).

A nivel ambiental, la pesca incidental y de descarte genera una grave afectación a poblaciones enteras de especies marinas, hábitats y ecosistemas marinos. Mamíferos marinos, aves marinas, tortugas marinas y tiburones mueren todos los años, como resultado de la pesca incidental. Así mismo, el descarte de de peces juveniles, que al irrumpir su ciclo de vida normal, alteran el ecosistema marino y generan, a su vez, pérdidas en pesca potencial para el futuro consumo humano.
Este fenómeno, también tiene graves repercusiones en la economía de quienes dependen de la pesca como su fuente de ingreso y/o como fuente principal para su alimentación. Efectos que también se ven reflejados en su salud y en la supervivencia de las generaciones más jóvenes.
La clasificación de capturas, la aplicación de regulaciones económicas frente a la sobrepesca, el cierre de mercados, la pérdida de empleos generados por cierres anticipados de pesquerías, entre otras, son algunas de las consecuencias económicas de la pesca incidental. Pérdidas que alcanzan los 453 millones de dólares anuales en las pesquerías industriales de Estados Unidos, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), por sus siglas en ingles.
Por lo tanto, ¿Cómo garantizaremos la existencia de los recursos pesqueros para las futuras generaciones, sin poner en riesgo los océanos y la vida marina que habita en ella? Adoptando un modelo de pesca sostenible, de manera prioritaria, que nos permita alcanzar un equilibrio entre las necesidades sociales-económicas y la conservación de los ecosistemas marinos.


¿Cómo TÚ puedes involucrarte y ayudar?


World Wildlife Fund (WWF) lanza este 2014 la Competencia Internacional Smart Gear, la cual busca y promueve soluciones innovadoras en las artes de pesca, para hacer frente a la captura incidental de la pesca.
Las propuestas de los ganadores anteriores han incluido luces especialmente diseñadas para reducir la captura incidental de tortugas en las redes de enmalle, así como un dispositivo para reducir la captura incidental de aves marinas en los palangres utilizados para la pesca de atún.
Smart Gear 2014 ofrecerá un total de USD$65,000 - la mayor bolsa de premios hasta la fecha. Una vez que los premios son entregados, WWF trabaja con cada uno de los ganadores para materializar sus ideas y verlas en operación en las pesquerías de todo el mundo.
La fecha máxima de propuestas para el concurso es el 31 de agosto de 2014.
Todos los detalles y los formularios de inscripción están disponibles en www.smartgear.org