¿Por qué es tan importante trabajar con las comunidades locales si queremos conservar el planeta?



Posted on 01 octubre 2022
Las áreas administradas por pueblos indígenas pueden almacenar hasta 293 millones de toneladas métricas de carbono en sus árboles y los suelos de sus bosques.
© Luis Barreto WWF UK

Uno de los proyectos de conservación inclusiva más recientes es el caso de las familias productoras de cacao en el Caquetá, quienes cambiaron el cultivo de coca por el de cacao. ©Cristian García


*Nota publicada originalmente en BIBO

Por generaciones, los pueblos indígenas y las comunidades locales alrededor del mundo han habitado y salvaguardado gran parte de los bosques, praderas, sabanas, humedales y océanos más valiosos del mundo. No es gratuito que alrededor del 80% de la biodiversidad que aún existe se encuentre en los territorios de pueblos indígenas y comunidades locales, pues sus formas de vida y conocimientos se han alineado con la conservación del planeta y sus recursos.

Así que, en la misión de cuidar la naturaleza y asegurar un futuro en el que podamos convivir de forma armónica con ella, la inclusión de distintas visiones y perspectivas de otros actores se ha posicionado como una tarea fundamental. De eso se trata la conservación inclusiva, un enfoque que busca acomodar y balancear las diferentes visiones para el manejo de áreas de conservación, con el fin de lograr resultados socialmente relevantes, económicamente productivos y ambientalmente sostenibles en todas las áreas de conservación.

Te puede interesar: Amazonia y comunidades indígenas, una conversación clave en la Semana del Clima LAC

En pocas palabras, se trata de salvaguardar los derechos que las comunidades indígenas y locales tienen sobre sus recursos en beneficio tanto de ellos, como del planeta. Este es un hecho fundamental, pues los pueblos indígenas y las comunidades locales manejan 3.800 millones de hectáreas, el equivalente a un tercio de los bosques en el sur global. Apoyar la conservación realizada por los pueblos indígenas y las comunidades locales implica reconocer que ellos tienen derecho a decidir cómo manejar sus territorios y cuáles son las maneras apropiadas de beneficiarse de estos.

Por ello, el componente de derechos humanos es central, pues la conservación inclusiva trata de reconocer que no existe una sola vía para la conservación, y que parte del cuidado del planeta incluye la distribución equitativa de los costos y los beneficios. Este enfoque permite que todos los actores involucrados como gobiernos, empresas y ONG encuentren formas efectivas para compartir fondos, conocimiento, experticia y espacios políticos y de toma de decisiones. Por ello, una conservación inclusiva es aquella que respeta los derechos humanos, que empodera a los actores interesados y que crea equidad, bajo los parámetros del desarrollo sostenible.

Según la ONG de conservación WWF hay algunos principios clave para lograr exitosamente una conservación inclusiva que beneficie a los humanos y al planeta.

Aquí te los presentamos:


1. Aprender del pasado para informar al futuro


Este principio reconoce que es importante aprender del pasado y entender la historia de la conservación en todos sus aspectos, incluyendo las fortalezas y debilidades de nuestros enfoques, así como los impactos intencionados y no intencionados sobre los grupos vulnerables y las dinámicas de poder.
 

2. Construir una agenda común de conservación


Aspirar a ser consciente y respetuoso con otros actores de conservación, sus intereses y derechos permite ampliar el reconocimiento sobre quién debería definir la agenda de conservación en cualquier lugar específico. Esto permitirá unir a los diversos actores para que se comprometan a compartir sus responsabilidades.
 

3. Dar nueva forma a las asociaciones


Una conservación inclusiva efectiva requiere repensar los roles sobre las bases de unas relaciones más equitativas, de asociaciones basadas en la equidad social y el respeto mutuo. Esto permitirá establecer relaciones donde el espacio local sea apoyado y no apropiado.
 

4. Apoyar apropiadamente a las comunidades indígenas y locales en sus perspectivas de conservación


Cuando se reconocen las iniciativas, los derechos a los recursos, los conocimientos tradicionales y las prácticas de manejo tradicionales de las comunidades indígenas y locales, ellas pueden inspirarnos con soluciones locales muy poderosas para crear modelos para la conservación con un desarrollo justo y sostenible.
 

5. Aprender mutuamente e innovar


Impulsar un espíritu de aprendizaje mutuo e innovación que apoye la reflexión crítica para traer distintos elementos y principios de la conservación inclusiva juntos. Hay mucho valor en el conocimiento, la sabiduría y las capacidades en la ciencia, pero también en los sistemas de conocimiento de las comunidades indígenas y locales.
Las áreas administradas por pueblos indígenas pueden almacenar hasta 293 millones de toneladas métricas de carbono en sus árboles y los suelos de sus bosques.
© Luis Barreto WWF UK Enlarge
El cultivo de cacao en el Caquetá ha generado una nueva oportunidad para integrar a las familias afectadas por el conflicto armado. Este es un ejemplo exitoso de conservación inclusiva.
© Cristian García Enlarge