Los votos en CITES para la regulación de especies de árboles dan un paso en la dirección correcta, pero la enmienda para retrasar la aplicación de estas decisiones es preocupante



Posted on 18 noviembre 2022
Fotografía: Sesión de la Cumbre de la Cites 2022.
Sesión de la Cumbre de la Cites 2022.
© CITES
CIUDAD DE PANAMÁ. - WWF celebra los votos positivos emitidos el 17 de noviembre, por los países miembros de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES CoP19), con mayorías notables, para incluir en el Apéndice II, tres de las propuestas de especies arbóreas presentadas. 
  • Dipteryx spp. (cumarú en América Latina)
  • Handroanthus spp., Roseodendron spp. y Tabebuia spp. (ipé o árboles de trompeta en America Latina)
  • Afzelia spp. (caobas africanas)

Sin embargo, las enmiendas a las propuestas retrasan la implementación de las medidas de protección para las especies de cumarú, e i ipé por 24 meses, por lo que se podrían agotar aún más en un intento de generar reservas de estas preciosas maderas.

Conocida comúnmente como “cumarú” en América Latina, la especie de árbol Dipteryx spp. es de crecimiento extremadamente lento. Su madera tiene una consistencia densa y dura, y es muy demandada para materiales resistentes, como pisos. La tala selectiva de cumarú conduce a una degradación de su entorno y afecta a los hábitats de los loros que anidan en ellos y muchas otras especies silvestres.

"La enmienda que incluye el retraso en la aplicación de estas propuestas, abre una ventana para que los países aceleren la tala y su comercio, lo que podría reducir aún más las poblaciones de estas importantes especies arbóreas que ya están en declive y tienen un gran valor comercial", dijo la Dra. Margaret Kinnaird, líder global de WWF para la Vida Silvestre.

Las otras especies de árboles que se votaron para ser incluidas en el Apéndice II son Handroanthus, Roseodendron y Tabebuia (conocidas como lapacho o ipé, o árboles de trompeta en América Latina), los cuales son reconocidos por su tendencia de floración masiva. Estos árboles han sufrido tasas de deforestación muy altas en las últimas tres décadas (FAO 2020). Aunque su inclusión en el listado también se retrasó por 24 meses, los árboles lapacho o ipé tienen tasas de germinación más altas y crecen más rápido que los cumarúes y, por lo tanto, esta especie podría recuperarse.

Afzelia (caoba africana), son árboles de crecimiento lento que alcanzan alturas de 18 a 35 m, y están categorizados como “vulnerables” a nivel mundial en la Lista Roja de la UICN. Esta especie fue votada para su inclusión en el Apéndice II, sin ninguna enmienda.

En el Apéndice II de la CITES se incluyen especies que no se encuentran necesariamente en peligro de extinción, pero cuyo comercio debe controlarse a fin de evitar una utilización incompatible con su supervivencia.
Fotografía: Sesión de la Cumbre de la Cites 2022.
Sesión de la Cumbre de la Cites 2022.
© CITES Enlarge