Ciencia básica | WWF

Ciencia básica



El cambio climático es el resultado de muchas de las actividades que los seres humanos realizamos como parte de la vida moderna. En particular, nuestra dependencia de petróleo, gas y otros combustibles fósiles para generar energía ha alterado el ciclo de carbono y con ello la composición de la atmósfera, una delgada capa de gases que rodea a la Tierra. El clima global es el resultado de un delicado equilibrio en los gases de la atmósfera, que hemos perturbado.

La atmósfera está compuesta principalmente de nitrógeno y oxígeno (aproximadamente 78 y 21%, respectivamente). El 1% restante se compone de diferentes gases como argón, dióxido de carbono y vapor de agua, entre otros. Dada la mínima proporción de estos gases y su importancia en el balance energético de la Tierra, pequeñas alteraciones pueden tener efectos significativos en el clima. Para entenderlo, es necesario saber dos cosas: qué es el efecto invernadero y cuáles son los gases que lo potencian.
 
Imagen original: Ecuador Ciencia 
	© Imagen original: Ecuador Ciencia
Composición de la atmósfera terrestre: presiona la imagen para ver el gráfico más grande
© Imagen original: Ecuador Ciencia

El efecto invernadero

El efecto invernadero ocurre de manera natural en nuestro planeta y gracias a él existe la vida como la conocemos. Sin este efecto la temperatura media de la Tierra sería más fría, en promedio de -18°C. Cuando la radiación del sol llega a la Tierra, una parte se refleja directamente y otra es absorbida por la superficie, los océanos y la atmósfera. La superficie terrestre re-emite parte de esta energía hacia el espacio en forma de radiación infrarroja, pero gases como vapor de agua, metano y dióxido de carbono absorben y reflejan una porción significativa de esta radiación. Ello hace que la superficie y las capas bajas de la atmósfera sean más calientes de lo que serían por la sola radiación solar. A los gases que comparten la propiedad de reflejar el calor emitido por la superficie terrestre se les llama “gases de efecto invernadero” (GEI).

El aprovechamiento de los combustibles fósiles (gas LP, gasolinas, diesel , combustóleo, carbón y gas natural) ha permitido el crecimiento económico a partir de la revolución industrial por la variedad de usos que tienen: generación de energía eléctrica; producción industrial y agrícola; transporte y servicios. Sin embargo, su combustión produce CO2. La quema y tala de vegetación natural con el fin de crear espacios para agricultura, ganadería, sistemas urbanos o industria también produce dióxido de carbono.

La extracción de combustibles fósiles, la cría de ganado, la descomposición de residuos y el tratamiento de aguas residuales producen metano (CH4), uno de los principales gases de efecto invernadero. Con este simple recuento resulta evidente que las concentraciones de los GEI han aumentado en los últimos siglos a causa de las actividades humanas.

La transferencia de energía en la Tierra se regula a través del ciclo hidrológico, las mareas, los vientos y las corrientes marinas, entre otros procesos. Una mayor temperatura en la superficie terrestre y oceánica propicia cambios en estos procesos reguladores, principalmente en el ciclo hidrológico.
Presione la imagen para ver el gráfico más grande
Dominio público: NASA, traducida por IqRS, redibujada por Christoph S.

CO2 Atmosférico

Atmospheric CO2 at Mauna Loa Observatory 
	© Scripps Institution of Oceanography / NOAA Earth System Research Laboratory

Datos

Emisiones y fuentes de gases de efecto invernadero



PNUMA / UNFCCC
Publicación: Cambio Climático - carpeta de información

 ¿Cambio climático o variabilidad climática?

El clima es variable por naturaleza, lo cual dificulta distinguir cambio climático de variabilidad climática. En términos simples, el clima es el promedio del estado del tiempo en una región dada. Se considera que el clima es estable si ese promedio no varía significativamente en un periodo largo de tiempo (alrededor de 30 años). Cambio climático se define como la tendencia de una o más variables climáticas hacia un decremento o incremento, de manera continua, en sus valores promedio durante el periodo de registro.

En general, al hablar de cambio climático nos remitimos a las modificaciones resultantes en el clima a causa de las actividades humanas, mientras que variabilidad climática hace referencia a las variaciones que ocurren de manera natural. Esta diferenciación se hizo posible gracias a las aportaciones del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), el cual en 2007 demostró con gran certidumbre que el calentamiento de la Tierra en la segunda mitad del siglo XX es producto del incremento en las emisiones de gases de efecto invernadero originadas por las actividades humanas.

El siguiente video muestra los cambios en anomalías de temperatura (1800-2009):

Contacto

  • Av. México 51 Col. Hipódromo 
    México D.F., 06100
    Tel: +52(55) 5286-5631