Caravana Camino Real: efectos de los megaproyectos por la ruta ancestral | WWF

Caravana Camino Real: efectos de los megaproyectos por la ruta ancestral



Posted on 17 octubre 2007
Mocoa, Colombia. Octubre 17 de 2007. El pasado septiembre se realizó la Caravana Camino Real, entre Mocoa y San Francisco (Putumayo). Esta iniciativa de la Sociedad Civil del Putumayo recorrió la misma ruta que por centurias emplearon las comunidades Indígenas de la zona, esta vez para conocer, de primera mano y con la orientación de expertos, la gran variedad de paisajes, ecosistemas y especies que hacen parte de esta zona del país. Igualmente, se identificaron los impactos y efectos potenciales de los megaproyectos de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA) en la región sur amazónica y, en especial, en el tramo recorrido.

Sociedad Civil del Putumayo
El equipo de la Caravana en La Tortuga, uno de los tramos de la ruta Ruku Ñambi.

Entre las amenazas que se evidenciaron en la ruta del Ruku Ñambi o "Camino Viejo" están el manejo deficiente de los residuos sólidos y un alto grado de deforestación; se encuentran árboles talados cuyos diámetros superan los 3 metros; igualmente se presenta riesgo de deslizamientos por el derrumbe de árboles en áreas muy pendientes. Esto puede deberse, entre otras causas, a la escasa vigilancia y control frente a la extracción forestal y de fauna.

Existe, además un impacto cultural frente al desarrollo de megaproyectos de infraestructura, en este caso energético, pues para los grupos Indígenas la trocha que acompaña el recorrido de la línea de interconexión eléctrica entre Colombia y Ecuador, cuya anchura oscila entre los 25 y 70 metros, está impactando territorios ancestrales provistos de "energía buena" o Samai. Según ellos, esto desequilibra la armonía de un legado milenario dejado por los médicos tradicionales, quienes transitaron por esta ruta haciendo sus intercambios culturales entre las zonas andina y amazónica.

Además, existen vacíos en la compresión de los acuerdos pactados, aparentemente "desventajosos", por parte de los pobladores de la zona debido, principalmente, a los pocos procesos de socialización allí realizados frente a la construcción de la variante Mocoa - San Francisco, proceso anexo a la ejecución y operación del Corredor Multimodal Tumaco - Belém Do Pará (Brasil).

"La Caravana Camino Real fue una gran oportunidad para identificar la riqueza natural y cultural de esta ruta y las amenazas externas que afectan la integridad de los ecosistemas allí presentes. Sin duda, un aporte muy valioso para el trabajo que busca mitigarlas, fortaleciendo a la sociedad civil con conocimiento sobre dichos temas y herramientas para abordarlos", dijo Ilvia Niño, coordinadora del proyecto Piedemonte Andino Amazónico, de WWF Colombia.

Notas para el editor

  1. La Caravana Camino Real es una actividad propuesta por la Sociedad Civil del Putumayo encaminada a divulgar el interés de esta organización por proteger el patrimonio ambiental de esa zona del país. Del mismo modo, este evento sirvió para promocionar el Segundo Encuentro Departamental de la Sociedad Civil del Putumayo "Megaproyectos: ¿Oportunidades o Amenazas para la Región?", celebrado entre el 28 y 29 de septiembre en Mocoa.
  2. Durante la trayectoria de 23 horas por el Ruku Ñambi o "Camino Viejo", los caminantes recorrieron más de 50 km y establecieron tres divisiones de la ruta, teniendo en cuenta el estado de los ecosistemas. La primera va desde San Francisco hasta Viajagual, donde se vio un nivel medio-alto de intervención, al presentarse agricultura de subsistencia, ganadería extensiva y extracción maderera y de fauna. En contraste, se observó en el tramo Viajagual-Campucana un nivel medio-alto de conservación, con presencia abundante de aves, primates, moluscos, insectos, primates y muchas fuentes de agua dulce. Sin embargo, para la tercera zona del recorrido se notó un alto grado de intervención donde se volvieron a evidenciar monocultivos, ganadería extensiva y, sumado a ello, actividades de minería artesanal.
  3. La Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA) es un foro de diálogo en el que participan las autoridades responsables de la infraestructura de transporte, energía y comunicaciones en los doce países de Suramérica. El objetivo de esta organización es promover el desarrollo de la infraestructura bajo una visión regional, procurando la integración física de las naciones suramericanas y el alcance de un modelo de desarrollo territorial equitativo y sustentable. Para ampliar esta información, visite www.iirsa.org

Para mayor información

Sandra Tatiana Rodríguez M. Asistente de Comunicaciones WWF Colombia: strodriguez@wwf.org.co