Manejar los bosques para siempre | WWF

Manejar los bosques para siempre



Posted on 09 marzo 2007
El manejo forestal responsable facilita el proceso regenerativo del bosque.
© WWF Centro America / Cinthya Florez
En la selva del Darién en Panamá, comunidad, gobierno e industria forestal reciben beneficios mutuos por su impulso de formas responsables de manejo del bosque, que redundan en la conservación del recurso y en mejores ingresos económicos y calidad de vida para todos los sectores. WWF Centroamérica y WWF Colombia han estado coordinando este proyecto ejemplar.  El manejo forestal responsable facilita el proceso regenerativo del bosque. 

Darién, Panamá, marzo 9, 2007. "El proyecto significa cuidar el bosque, protegerlo y generar empleo para nuestras comunidades", señaló Franklin Mezúa, Administrador de la Empresa Forestal Comunitaria del Tupiza, quien desde el 2004 ha venido impulsando por la parte del Congreso General el Modelo de Manejo Forestal Responsable en Río Tupiza, Darién.

Este mes de marzo marca un hito en la historia del manejo sostenible de los bosques del Darién, ya que inicia el primer aprovechamiento de bosques bien manejados, específicamente en Río Tupiza, al amparo del proyecto "Manejo y Comercio Forestal Responsable en la Comarca Emberá-Wounaan" que WWF, la organización mundial de conservación, promueve con apoyo de autoridades panameñas, organizaciones locales, industriales de la madera y comunidades de la cuenca.

"Es así como se vislumbra un mejor futuro para las comunidades de la Cuenca del Río Tupiza: Nuevo Belén, Punta Grande, La Pulida, La Esperanza y Barranquillita; al igual que se contribuye con la conservación a largo plazo pues el bosque prácticamente queda intacto después de un aprovechamiento", señaló Mauro Salazar, Director Forestal de WWF Centroamérica.

No se corta más de lo que el bosque regenera

El Modelo de Manejo Forestal es un sistema de aprovechamiento poli-cíclico de los recursos forestales. Esto significa que el bosque es sometido a un proceso de cosecha por cuarteles de corta que se rotan en el transcurso de los años (regularmente 25 años), cosechando solamente los árboles maduros.

Bajo el principio de no extraer más de lo que el bosque puede regenerar en un ciclo determinado (ciclo de rotación o ciclo de corta), el primer año se cosecha un número limitado de árboles del primer compartimiento, el año siguiente se tala el segundo compartimiento, dejando que las especies del primero se regeneren, vuelvan a crecer y así sucesivamente durante 25 años que dura el ciclo de corta. Es decir, si el compartimiento 1 se cortó en el año 2005, no se volverá ha aprovechar sino hasta el año 2030.

Otra particularidad del modelo es que el tipo de aprovechamiento es selectivo, el cual incluye la cosecha de entre cuatro a cinco árboles por hectárea, por lo que el bosque no se perjudica en su integridad ecológica. Además, el manejo forestal responsable facilita el proceso regenerativo del bosque al abrir espacios de luz lo cual favorece la regeneración del mismo bosque, sin necesidad de reforestar.

Al cabo del ciclo de corta (rotación) se regresa al primer compartimiento, y de nuevo se tala un número limitado de árboles conservando los ejemplares más antiguos, los semilleros y las especies protegidas. El sistema se basa en el cumplimiento del concepto de "Bosques para Siempre" y en concordancia con los Principios y Criterios del Consejo de Manejo Forestal (FSC), órgano rector de la certificación forestal en el mundo.

Trabajo en equipo

El desarrollo de este primer Modelo de Manejo Forestal en Panamá responde al liderazgo de organizaciones como la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), el Congreso General de la Comarca Emberá-Wounaan; así como a la cooperación de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), el Proyecto de Desarrollo Sostenible del Darién, la Fundación Natura, la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (SENACYT), el Departamento para el Desarrollo Internacional (DFID), la Red Global de Comercio Forestal (GFTN, sigla en inglés), y muy pronto también con el apoyo de la Comunidad Económica Europea.

Además, debido a la pobreza extrema y necesidades de subsistencia en muchos pueblos indígenas remotos del Chocó-Darién es imprescindible el trabajo conjunto con los grupos comunitarios según sus acuerdos, valores y autodeterminación, al punto de promover el desarrollo de Empresas Forestales Comunitarias (EFC), con la participación directa de los actores locales.

Las EFC trabajan con la guía de los técnicos de WWF y sus socios, quienes capacitan en todo el proceso de producción desde la planificación e implementación del manejo forestal, hasta la negociación y comercialización de los productos forestales. Una vez que las empresas están consolidadas y listas para competir de forma independiente en el mercado, WWF se retira e inicia proyectos nuevos en otras regiones de valor forestal en Centroamérica.

"Con mucho orgullo hemos desarrollado con las comunidades planes de manejo en tiempo récord (menos de un año) y creado cuatro empresas forestales comunitarias en dos años y entrando a un aprovechamiento industrial en dos años y medio", agregó el ingeniero Mauro Salazar.

Los indígenas negocian los precios directamente con compradores industriales como SELLORO S.A. empresa que ha firmado el contrato principal para la ejecución del Plan Operativo 2007; así como Plywood Orozco, que compra madera aserrada de cedro espino de la Empresa Forestal Comunitaria del Río Tupiza, su apoyo ya ha resultado en mayores ingresos.

"Antes de trabajar con base en el Modelo de WWF, las compañías madereras tomaban ventaja de nuestras comunidades indígenas comprando cantidades de madera bajo sistemas de poco beneficio para nosotros y a precios más bajos de los del mercado, hoy tenemos más ganancias y estamos seguros que nuestro hijos gozarán de estos hermosos bosques", concluyó con voz segura el líder indígena Franklin Mezúa.

Acciones ecorregionales

La iniciativa de manejo forestal sostenible adelantada en Panamá hace parte de las acciones de conservación que WWF adelanta en el Complejo Ecorregional Chocó-Darién, ubicado en el punto de encuentro de Centro y Sur América. Esta es una de las regiones con mayor biodiversidad del mundo. Se extiende desde el noroeste de Ecuador hasta el suroeste de Panamá y a lo largo de toda la costa pacífica colombiana, cubriendo aproximadamente 145 mil kilómetros cuadrados. Los tres países de la ecorregión aún poseen cerca del 58% del total del área como bosque intacto, especialmente en Colombia y Panamá, y el 46% con diferentes niveles de intervención.

Para más información:

María Ximena Galeano M. Oficial de Prensa WWF Colombia: mxgaleano@wwf.org.co

El manejo forestal responsable facilita el proceso regenerativo del bosque.
© WWF Centro America / Cinthya Florez Enlarge
No se corta más de lo que el bosque regenera
© WWF Centro America / Cinthya Florez Enlarge