Los incendios causan mayores riesgos para las especies amenazadas en la Amazonía | WWF

Los incendios causan mayores riesgos para las especies amenazadas en la Amazonía



Posted on 05 septiembre 2019
Miles de incendios han sido detectados a lo largo de de la Amazonía.
Miles de incendios han sido detectados a lo largo de de la Amazonía.
© Michael Dantas / WWF-Brazil
  • En agosto de 2019, se quemaron 24,944 km² de bosques en la Amazonía brasileña. Esta área corresponde a más de cuatro veces la registrada en el año anterior, cuando 6,048 km² de bosques fueron afectados por incendios. 
  • A lo largo de 2019, el área total de bosques destruidos por incendios en la Amazonía se estima en alrededor de 43,753 km². En el mismo período, en 2018, se quemaron 17,553 km², lo que representa un aumento de casi el 150% este año. 

Brasilia, 5 de septiembre de 2019 - Las llamas que han consumido extensiones de la selva amazónica podrían intensificar los riesgos que enfrentan 265 especies amenazadas que habitan la Amazonía brasileña, advirtió WWF-Brasil, hoy en el Día de la Amazonía.
 
En la actualidad, la región alberga 180 especies de fauna, de las cuales 124 son únicas de este bioma, y 85 especies amenazadas de flora. Aunque las Unidades de Conservación (UC) o los Planes de Acción Nacionales (PAN) protegen el 76% de las especies amenazadas en el bioma amazónico, no pueden proteger la fauna y la flora de la quema. Para algunas especies en peligro de extinción que son contempladas por alguna medida de protección, como el armadillo gigante, el pecarí de labio blanco y el oso hormiguero gigante, la quema es uno de los principales factores de riesgo para su supervivencia.
 
El riesgo es aún mayor para las especies afectadas por el fuego y sin ningún mecanismo de protección. Este es el caso, por ejemplo, de la zarigüeya lanuda de hombros negros (Caluromysiops irrupta) que se registró en 1964 en Rondônia, uno de los estados con las tasas de deforestación más altas. Se estima que otras 60 especies amazónicas se encuentran en esta situación vulnerable.
 
En el caso de las áreas protegidas, los incendios han afectado principalmente a aquellos con altas tasas de deforestación: Área Protegida Ambiental Triunfo do Xingu en Pará (PA), Bosque Nacional Jamanxim (PA), Área Protegida Ambiental Tapajós (PA), Reserva Extractiva Jaci Paraná (RO), Estación Ecológica Terra do Meio (AP), Reserva Extractiva Chico Mendes (AC), Bosque Nacional Altamira (PA), Reserva Extractiva Rio Preto - Jacundá (RO), Reserva Biológica Serra do Cachimbo (PA) y Bosque Nacional de Amanã (AM / PA).
 
Se estima que dentro de estas áreas protegidas hay al menos 55 especies amenazadas (44 de fauna y 11 de flora), de las cuales 24 son endémicas de Brasil. Para cinco especies, los incendios han sido identificados específicamente como una de las principales amenazas:
GRUPO ESPECIE NOMBRE COMÚN
Aves Tinamus tao Tinamú gris
Aves Urubitinga coronata Águila coronada
Mamíferos Priodontes maximus Armadillo gigante
Mamíferos Tayassu pecari Pecarí de labio blanco
Mamíferos Myrmecophaga tridactyla Oso hormiguero
Estadísticas de WWF-Brasil con una sección transversal de datos del INPE,( Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais)  encuestas de vida silvestre de la base de datos de WWF-Brasil y el Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad (ICMBio).

La selva amazónica es el hogar de alrededor de 30.000 especies de plantas, o el 30% de todas las especies de plantas en América del Sur. Los bosques son vitales para la salud del planeta, ya que albergan más de la mitad de las especies terrestres del mundo y son uno de los agentes responsables de la mayor cantidad de la captura de carbono, lo que ayuda a mitigar la crisis climática mundial. La vida silvestre, a su vez, es vital para mantener los bosques, interviniendo en la regeneración forestal y el almacenamiento de carbono.
 
Mauricio Voivodic, director ejecutivo para WWF-Brasil, afirmó que necesitamos proteger y mantener bosques saludables y productivos: "Debe haber una señal clara del gobierno y la sociedad de que Brasil ya no acepta la destrucción de su principal patrimonio biológico. El gobierno debe garantizar que las áreas protegidas y las tierras indígenas estén efectivamente protegidas de las ocupaciones y las actividades ilegales. El sector corporativo también tiene un rol importante que desempeñar en el monitoreo de sus cadenas de suministro, para garantizar la compra de productos que no generen deforestación".
 
Marcelo Oliveira, biólogo y experto en conservación para WWF-Brasil, explicó que la vida silvestre es crucial para cumplir funciones como la polinización y la dispersión de semillas, así como otras funciones esenciales para la regeneración forestal. "La deforestación y la quema destruyen los hábitats de especies críticas, causando daños durante muchos años”, dijo Oliveira.
 
Aunque el impacto de la quema sobre las especies terrestres es más evidente, las especies acuáticas también sufren enormes consecuencias. Esto se debe a que la calidad del agua en la que viven depende directamente de los bosques ribereños en las orillas de los ríos, y otros cuerpos de agua que pueden ser destruidos total o parcialmente por los incendios, así como el impacto de la contaminación causada por las cenizas. A la larga, la pérdida del bosque ribereño causa problemas aún mayores, como la erosión del suelo y la sedimentación del río.
 
Con la cuenca fluvial más grande del mundo, la Amazonía alberga una gran diversidad de peces, lo que constituye la principal base alimenticia y una fuente de ingresos para innumerables comunidades ribereñas. "El impacto sobre los ecosistemas acuáticos de la región no solo afecta el equilibrio del bioma en su conjunto, sino que puede tener consecuencias importantes para la economía local", afirmó Oliveira.
 
La deforestación y la quema de la Amazonía se producen en un contexto de disminución de las poblaciones de animales forestales, como lo demostró el reciente estudio de WWF: Below the Canopy (Debajo del dosel arbóreo). Esta primera evaluación global de la biodiversidad forestal demostró que las poblaciones monitoreadas de aves, mamíferos, anfibios y reptiles que viven en los bosques disminuyeron en un promedio de 53% entre 1970 y 2014. La pérdida y degradación del hábitat causadas principalmente por la actividad humana, como la deforestación, fueron identificadas como las causas del 60% de las amenazas que enfrentan los bosques y las especies forestales. El declive fue mayor en los bosques tropicales como la selva amazónica.
 
WWF está instando a los líderes mundiales a declarar una emergencia planetaria y asegurar en 2020 un Nuevo Acuerdo para la Naturaleza y las Personas, y así abordar la crisis climática, proteger la naturaleza que nos queda y hacer que nuestros sistemas de consumo y producción sean más sostenibles. La protección y la restauración de los bosques deben estar en el corazón de este acuerdo.
 
Miles de incendios han sido detectados a lo largo de de la Amazonía.
Miles de incendios han sido detectados a lo largo de de la Amazonía.
© Michael Dantas / WWF-Brazil Enlarge