Alerta máxima: Cazadores furtivos penetran hábitat único para elefantes | WWF

Alerta máxima: Cazadores furtivos penetran hábitat único para elefantes



Posted on 07 mayo 2013
Foto: Elefantes en Dzanga Bai, República Centroafricana.
Elefantes en Dzanga Bai, República Centroafricana.
© Carlos Drews / WWF
Yaundé, Camerún, 7 de mayo del 2013.- Los cazadores furtivos han penetrado este lunes uno de los hábitats para elefantes más singulares en África, amenazando así con provocar una de las masacres de elefantes más grandes de la región desde aquélla en la que cazadores furtivos mataron al menos 300 elefantes para obtener su marfil en el parque nacional de Bouba N’Djida en febrero del 2012.

De acuerdo a fuentes de WWF, un grupo de 17 sujetos armadas penetró el parque nacional Dzanga-Ndoki este lunes y se dirigió al Dzanga Bai, conocido localmente como “aldea de elefantes”, un claro extenso en el que se reúnen diariamente entre 50 y 200 elefantes para beber sales minerales presentes en la arena.

Dos investigadores locales apoyados por WWF mencionaron que tres miembros de dicho grupo armado con rifles Kalashnikov se aproximaron a ellos el lunes en el bosque y les pidieron comida e indicaciones para llega al mirador del Dzanga Bai, desde donde científicos y turistas observan a los elefantes. Después de proporcionar indicaciones falsas, los investigadores huyeron inmediatamente y, mientras encontraban un escondite, escucharon disparos provenientes del Bai.

El mismo lunes, dos ecoguardas afirmaron haber visto sujetos armados en la plataforma de observación del Dzanga Bai disparando en dirección a los elefantes. Los ecoguardas mencionaron que, mientras encontraban un escondite, lograron ver estacionado en la entrada del parque el vehículo que transportó a los 17 sujetos armados.
WWF exhorta a la comunidad internacional a ayudar a restablecer la paz y el orden en la República Centroafricana, que ha sufrido violencia y caos desmesurados desde el inicio del año, y a ayudar a preservar este inigualable Patrimonio de la Humanidad.

Jim Leape, Director General de WWF Internacional, dijo:

“A menos que se tomen medidas veloces y definitivas, es bastante probable que los cazadores furtivos aprovechen el caos y la inestabilidad del país para sacrificar a los elefantes que habitan este excepcional Patrimonio de la Humanidad.

Los crímenes contra la vida silvestre no son solamente4 consecuencia de la inestabilidad, sino causa de la misma. Generan violencia en la región, dentro de un círculo vicioso que perjudica la estabilidad de estos países, así como su desarrollo económico.

La República Centroafricana debe cumplir inmediatamente con la promesa que hizo hace dos semanas acerca de movilizar sus tropas para acabar con la caza furtiva en la región. WWF también exhorta a la comunidad internacional a proporcionar ayuda a la República Centroafricana para restablecer la paz y el orden en el país, así como a preservar su inigualable Patrimonio de la Humanidad.

También le suplicamos a Camerún y a la República del Congo que proporcionen ayuda a la República Centroafricana para preservar este Patrimonio de la Humanidad, el cual no sólo abarca el Bai, sino también enormes áreas vecinas de estos dos países.

Finalmente, los gobiernos de países consumidores de marfil, China y Tailandia en particular, deben redoblar sus esfuerzos para eliminar la demanda, que es la causa principal del exterminio de elefantes en África.”

Para más información, contactar a:

Jules CARON
Director de comunicación del programa de WWF contra la caza furtiva en África Central
jcaron@wwfcarpo.org
+237 79 51 90 97
Foto: Elefantes en Dzanga Bai, República Centroafricana.
Elefantes en Dzanga Bai, República Centroafricana.
© Carlos Drews / WWF Enlarge